Está sola con sus cuatro hijos y quedó en la calle

0
332

Tiene 25 años y sus pequeños tienen edades que van de los 4 meses a los 5 años. Alquilaba un precario departamento, sin agua, en la calle Asunción del Paraguay. Debía dejarlo el 15 de enero, pero el dueño le sacó todo a la calle una semana antes.
Carla Yanina Soria, de 25 años, madre de cuatro niños (una beba de 4 meses y tres pequeños de 1, 4 y 5 años), está en una situación desesperante. Ayer, en el día de su cumpleaños, fue desalojada del departamento de dos ambientes y un baño que ocupaba en un complejo ubicado en Asunción del Paraguay 843, entre Salta y Santiago del Estero, en esta ciudad.
“Soy madre soltera. Anoche me fui a comer un asado porque era mi cumpleaños. Y me quedé con los nenes a dormir en la casa de una amiga. Ahora, cuando llegué a casa, me encuentro que me sacó las cosas afuera y sacó hasta la puerta y las ventanas, cosa que no vuelva a entrar. Hasta las rejas quiso sacar pero no pudo”, relató.

Contrato.
Acompañada por dos amigos y con la ayuda de una vecina que la alojó ayer por la tarde en un monoambiente que forma parte del complejo, Carla se mostró incrédula por lo que estaba viviendo. “No sé qué voy a hacer”, repetía una y otra vez. En sus brazos estaba uno de sus hijos, de 1 año y cuatro meses. Los otros tres estaban durmiendo, en un departamento vecino.
Todo el complejo de departamentos es precario. De hecho, Carla contó que su locación, por la cual pagaba 3 mil pesos por mes, no tenía agua corriente. “Yo alquilo acá hace un año, tengo la copia del contrato y los recibos de pago”, explicó. De acuerdo al contrato, el término del alquiler era de un año. El 3 de enero, según narró la joven, el propietario le informó que el 15 de este mes debía dejar el departamento.
“Eso no se puede hacer, él me tiene que avisar por lo menos un mes antes. Pero resulta que ni siquiera llegamos al 15 de enero y ya me dejó en la calle”, lamentó. Carla explicó que cuando llegó de la casa de su amiga, encontró todas sus pertenencias en un pasillo interno del complejo: camas, heladera, cuna, cocina, colchones y ropa, entre otras pertenencias. “El televisor también me lo dejó en el pasillo y me lo robaron”, denunció.

Sin aberturas.
Como si fuera poco, al departamento también le sacaron la puerta, con marco y todo, y a las ventanas del comedor y el dormitorio le quitaron las persianas. “Lo hizo a propósito para que no pueda volver a entrar. La ropa de los nenes me la dejó tirada en el piso, ni siquiera tuvo la humanidad de ponerla en una bolsa de consorcio”, afirmó.
Según Carla, en el año de alquiler, comenzó pagando 2.500 pesos, luego le aumentaron la mensualidad a 2.800 y en los últimos meses ya pagaban 3.000 pesos. Sus problemas con el propietario no son nuevos, según relató, en el invierno le cortó la luz y estuvo una semana sin ese servicio, a pesar que el medidor está a nombre de ella y tenía el servicio al día.
“Yo no tengo dónde ir. Estoy sola desde los 16 años porque no tengo familia”, afirmó. La joven aportó a este diario un número de teléfono -02954 15321817- para que las autoridades encargadas de las áreas sociales del Estado o alguna persona solidaria se pueda comunicar y ofrecerle ayuda. Su principal preocupación es buscar un techo para ella y sus hijos y también encontrar un lugar donde tener sus pertenencias a resguardo.

 

FUENTE: La Arena

Dejanos tu comentario