La empresa del Victoriquense Carlos Ali enviara autopartes a Brasil

0
669

En los próximos días un cargamento de autopartes de la empresa santarroseña «Aliar» saldrá en camión desde la aduana de General Pico (en la Zona Franca) con destino a San Pablo, Brasil. El cargamento significa la unión comercial entre el representante de la firma del país vecino, «Golaço» distribuidora de autopartes, Helio Formigoni y el empresario local, Carlos Alí, quien expresó que «las perspectivas son muy buenas» y que «la proyección de cara al futuro es prometedora».
Para poder llevar adelante este negocio Formigoni se asoció a otro empresario, Luis Antonio Ferreira, y juntos llegaron este fin de semana a la capital provincial. Es la segunda visita a la fábrica que Alí tiene en el Parque Industrial, la primera fue a fines de febrero pasado cuando comenzaron la negociación.
Frentes para camionetas Volkswagen Amarok, punteros de paragolpes y frentes de Toyota Hilux, moldura trasera de Chevrolet S10, tapa de faros de Chevrolet Agile, entre otros artículos plásticos, integran el cargamento que el pampeano enviará hacia Brasil en el transcurso de esta semana -a más tardar la próxima- y sellar así la primera transacción con la firma Golaço.
Si bien Helio Formigoni ya había hecho negocios con Alí, cuando formaba parte de otra empresa, esta será la primera vez que comerciarán juntos de manera directa y podría decirse que exclusiva, o al menos esa es la idea.
«Ellos (por los empresarios brasileños) están interesados en varios artículos que hacemos acá y desean que el lazo sea exclusivo», reconoció Alí ayer ante la visita de LA ARENA a su fábrica.

«Exclusividad».
Entre café y mate el empresario local y sus visitantes dejaron los negocios por un rato para hablar de la unión que han establecido desde hace varios meses. En ese sentido, a través de un idioma portugués muy comprensible Formigoni dijo que «hay que trabajar correctamente para que en unos años, lo que ahora comienza como un trabajo pequeño, en dos o tres años, nos puede hacer grandes a todos».
«Estamos muy felices, la calidad del producto nos produce esa felicidad y en una semana todo esto será embarcado y viajará hacia San Pablo», continuó. El comerciante recordó que fue seducido por los productos de Alí cuando los compraba para otra marca distribuidora de su ciudad. Ahora, luego de esa experiencia y ya independiente comercialmente, no dudó en contactar al santarroseño, que no sólo lo sorprende con sus productos sino que también con su calidad humana.
«Con Luis (Ferreira) nos hicimos socios en Golaço para ampliarnos. Creo en Carlos y por como nos ha tratado aquí, nos ha abierto las puertas de su casa, por la excelente calidad de sus productos… buscamos su exclusividad», agregó el empresario brasileño.

«La unión hace la fuerza».
Por otro lado Helio Formigoni recordó una anécdota que le contó a este diario en su visita anterior. «Cuando llegué a Buenos Aires nos reunimos con empresarios y comenté mi viaje a La Pampa y me decían: ‘¿A La Pampa? ahí no hay nada’. Pero estamos aquí para acreditar un futuro. No importa que tan grande o chica es la provincia, acá importa lo que hay para producir y vender». En cuanto a ello, y a lo que puede surgir en un futuro, Carlos dejó claro que «la unión hace la fuerza».

Certificado de origen.
El certificado de origen (o prueba de origen) es el documento que permite a un importador o exportador acreditar el país o región de donde se considera originaria una mercancía y sirve para recibir preferencias arancelarias. Sin embargo, tanto para Alí, como para cualquier otro exportador pampeano, resultará un trámite engorroso ya que sólo se puede realizar en Buenos Aires y desde el 1º de mayo es digital. En La Pampa no hay una entidad que tramite este documento y es imposible evitar perder el tiempo en lo que corresponde al trámite en sí. Por el lado de Alí, por ejemplo, tuvo que acudir a CAME, quienes desde Capital Federal se «encargaron» de gestionárselo.

Dejanos tu comentario