La Vuelta del Atuel convocó a 400 personas

0
42

400 atletas participaron de la primera edición de la Vuelta del Atuel 2018 que se llevó a cabo este domingo por la mañana en la localidad de Algarrobo del Águila y que fue organizada por la Dirección de Deportes del Ministerio de Desarrollo Social, y contó con la colaboración de distintas aéreas del Gobierno Provincial y la municipalidad local.

Entre las autoridades presentes se encontraban el Secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, los directores Ceferino Almúdevar (Deportes) y José Luis Grotto (Turismo), el diputado provincial, Espartaco Marín, así como intendentes de localidades vecinas, entre otros.

Almúdevar consideró que la actividad fue “netamente positiva” y destacó la relevancia de Algarrobo del Águila dentro del conflicto por el río Atuel.

“Queríamos hacerlo acá, venir con mucha gente como vinimos hoy y desde el deporte luchar por la recuperación del río”, expresó el funcionario.

En ese sentido, resaltó “el esfuerzo que está haciendo el gobernador Carlos Verna y todos los dirigentes pampeanos que lo acompañan para que el río vuelva” el cual, según él, “lo tendremos prontito” debido a que “la causa Atuel ya está en el corazón de todos los pampeanos y hoy pudimos ver in situ el daño que produce la ausencia del río”, cerró.

Por su parte, el intendente de la localidad anfitriona, Oscar Gatica, calificó a la Vuelta del Atuel 2018 como algo más que una actividad deportiva, “es una protesta, un reclamo a un derecho al agua que tenemos todos los pampeanos”, aseveró.

Alejandro Lisofsky compitió en la categoría “No Competitivas – Cicloturista” y corrió 48 kilómetros en bicicleta. Cuando le faltaban sólo 8 kilómetros para alcanzar la meta y se mantenía primero en las posiciones pinchó una rueda y debió abandonar la carrera.

Sin embargo, el hombre oriundo de Santa Rosa, que viajó hasta el oeste pampeano con un grupo de ciclistas para formar parte del encuentro, no perdió el ánimo y le expresó a LA ARENA toda su conformidad por las condiciones en que se desarrolló el evento.

“Estuvo muy lindo, bien organizado y señalizados los circuitos, por lo tanto no eran peligrosos”, dijo, y añadió que “fue una carrera pesada, dura, hacía mucho calor lo que hace que haya bastante tierra suelta”.

Como si fuera una paradoja de la realidad que les toca vivir a los habitantes de Algarrobo del Águila y la zona, Alejandro destacó que “el agua no se acabó nunca”, en referencia a los dos puestos de provisión de agua que había montado la organización.

Por último, agradeció el trato recibido por los oficiales de la comisaría que es donde tuvo que pasar la noche del sábado porque al decidir ir sobre último momento se quedaron sin lugar en el albergue municipal. “Nos dieron colchones, yo pagué de inscripción solamente 300 pesos que incluían la participación en la carrera, una remera y un asado de almuerzo con todos los competidores”, precisó el ciclista visiblemente satisfecho.

Foto: Gentileza Alejandro Lisofsky

Dejanos tu comentario