Vendía pastelitos para ayudar a su abuela y lo mataron a balazos para robarle: tenía 14 años

0
0

Matías era huérfano y trabajaba en la venta ambulante para sobrevivir. Dos motochorros lo persiguieron, lo balearon y también hirieron a un amigo.

Vendía pastelitos para ayudar a su abuela y lo mataron a balazos para robarle: tenía 14 años«Pastelito» iba a la escuela secundaria y amaba jugar a la pelota.

En el barrio Santa Marta de Lomas de Zamora todos querían a Matías Leonel Castillo, alias “Pastelito”, un chico de 14 años que pasaba mucho tiempo en la calle vendiendo pastelitos para ayudar a su abuela, la mujer que lo criaba desde que quedó huérfano años atrás. Este fin de semana, la inseguridad le arrebató también a él la vida.

El hecho que salió a la luz en las últimas horas ocurrió cerca de las 6 de la madrugada del domingo en la calle Bustos al 800, esquina Olmos, del barrio Parque Barón. El adolescente fue asesinado de al menos un balazo y otro de 15, que iba con él, también fue herido por dos delincuentes que les dispararon tras perseguirlos en una moto.

La principal hipótesis de los investigadores apunta a que las víctimas fueron atacadas cuando intentaron recuperar pertenencias que poco antes les habían robado los asesinos.

Una cámara de seguridad de la zona registró a “Pastelito” cuando escapa de los motochorros, que ya habían baleado a un amigo suyo de 15 años, corre por la calle Olmos y dobla por Bustos. En ese punto la víctima se pierde de vista y, en cambio, se alcanza a distinguir el fogonazo del disparo que terminó con su vida.

“Le pegaron, le robaron las zapatillas, el pantalón y le dieron un tiro”, contó a Clarín Guillermo Morinigo, a cuya escuela de fútbol “Guillermo un granito de arena”, asistía Matías. Y lamentó: “A la mamá la mataron hace seis o siete años, en un hecho de inseguridad”.

“Pastelito” había quedado desde aquel momento bajo el cuidado de su abuela materna, Selva Castillo, y vivía con ella y sus hermanos de 16, 12, 9 y 5 años. Según los testigos, intentaba refugiarse en una casa cuando lo alcanzó el balazo. La causa se encuentra por el momento caratulada como “homicidio y lesiones graves”.

“Le arrebataron los sueños”

El chico asesinado jugaba al fútbol en la Asociación Civil, Social Cultural y Deportiva “Guillermo un granito de arena”, que en sus redes sociales publicó un emotivo mensaje.

“Pastelito por siempre: Hoy nos enteramos de la triste noticia de que le arrebataron la vida a uno de nuestros niños, 14 años, si 14 años (…) le arrebataron los sueños, la adolescencia, el corazón a toda su familia, nos destrozaron a nuestra institución”, escribió en Facebook Guillermo Morinigo, el entrenador del club donde jugaba el adolescente junto a una foto en la que está con él.

Dejanos tu comentario