Cayó un estafador que compraba hacienda con cheques sin fondo

0
559

Permaneció prófugo cinco meses hasta que fue detenido en Santa Rosa. Estafó a tres productores pampeanos.

La Justicia dictó la prisión preventiva al comerciante de Buenos Aires que se le atribuye haber cometido estafas en perjuicio de tres productores de la zona. Bajo el mismo método, compraba hacienda que pagaba con cheques sin fondos, y luego la revendía. También tiene pedido de captura de dos tribunales otras provincias.

El juez de Control sustituto Diego Asin, dictó la prisión preventiva a Walter Adrián Sagasti hasta la finalización del proceso. La medida fue adoptada en el marco de la investigación que se sigue en su contra por estafas que habría cometido en perjuicio de productores de la zona, por compra de animales por una suma superior a 1.5 millones de pesos.

El comerciante y productor agropecuario, oriundo de Ciudad Autónoma de Buenos Aires, fue detenido el martes en la capital pampeana tras haber permanecido unos cinco meses prófugo. Ayer fue trasladado hacia la sede judicial de calle Don Bosco 665, donde después de las 14 se desarrolló la audiencia de formalización peticionada oportunamente por el fiscal Juan Bautista Méndez. El imputado estuvo asistido por el defensor particular Juan Carlos De la Vega.

Antes de llevarse a cabo la formalización, Sagasti (54 años), debió prestar declaración ante la oficina única del ministerio público fiscal. Diligencia que se materializó previo recibir el asesoramiento legal de su abogado. En esa misma causa habría más implicados, pero se evitó dar más detalles para preservar la pesquisa.

Damnificado I

En un principio se le atribuye haber hecho operaciones comerciales con al menos tres productores de la zona, a quienes les habría comprado animales vacunos, abonando con cheques de pagos diferidos que a su cobro no tenían fondos.

Uno de los casos se registró a mediados de diciembre del año pasado, cuando en momentos que estaba en el predio denominado “El Pinar”, ubicado en jurisdicción de la localidad de Colonia Santa María, le compró a Pablo Fabián Delous 38 vaquillonas preñadas, de las cuales 37 eran raza Aberdeen Angus negras y una Pampa.

Por esa transacción entregó doce cheques por la suma de 69.615 pesos cada uno, con pagos diferidos a marzo y abril de este año, pero cuando el vendedor quiso cobrarlos, constató que la cuenta no tenía fondos. Ante esta situación, Delous exigió el pago de lo adeudado, a lo que Sagasti respondió entregándole 60 mil pesos en efectivo, y tres cheques que a su cobro tampoco tenían fondos. Por esa razón de una operación por 755.820 pesos, quedó debiendo un total de 486.975 pesos.

Damnificado II

Otro de los hechos se produjo a principios de febrero de este año. Esta vez en perjuicio de Ana María Ferrario, quien a través de su apoderado, vendió 51 vaquillonas con garantía de preñez. A cambio recibió diez cheques por una suma total de 958.035 pesos. Operación, que se hizo en el establecimiento “La Esperanza”, ubicado en zona rural de la localidad de Unanue.

Asimismo se le endilga haber comprado otras 18 vaquillonas con garantía de preñez a la firma «D´Amore Mariano H, D´Amore Eduardo J», por la cual entregó seis cheques por 338.130 pesos, con fecha de cobro diferida a marzo, abril y mayo de este año. Al igual que en los otros casos, cuando se intentaron cobrar, no había fondos en la cuenta corriente del comprador. De todas formas los damnificados lograron recuperar la mayoría de los vacunos.

Captura

Sagasti fue apresado por personal de la Seccional Segunda de Santa Rosa, en momentos que estaba alojado en un hotel. El comerciante de Buenos Aires, también debió prestar declaración de imputado ante la fiscalía de esa ciudad, por un hecho de similares características cometido en perjuicio de un productor de la zona.

Al momento de producirse la detención del presunto estafador, la policía tomó conocimiento sobre otros dos pedidos de captura, los cuales se encuentran activos, y fueron dispuestos por un Juzgado de Garantías de Olavarría (Departamento Judicial de Azul, provincia de Buenos Aires), y por otro un Tribunal Penal de Concepción del Uruguay (Entre Ríos). Ambas solicitudes, vinculadas a hechos sobre estafas y otras defraudaciones.

El involucrado actuaba bajo la misma metodología. Compraba hacienda con cheques a pago diferido, los cuales nunca podían ser cobrados porque la cuenta no tenía fondos. En ese breve plazo, revendía los animales vacunos, y de esa manera se hacía de efectivo (liquidez).

Dejanos tu comentario