Justicia en La Pampa: Sentencia por abuso sexual con acceso carnal genera debate sobre estereotipos de género

0
10

Un individuo de 27 años fue sentenciado en General Acha, La Pampa, a siete años de prisión por cometer el delito de abuso sexual con acceso carnal, en el marco de la ley 26.485 de Protección Integral de la Mujer.

Justicia en La Pampa: Sentencia por abuso sexual con acceso carnal genera debate sobre estereotipos de género

En la sentencia, el juez de audiencia Raúl Miguez Martín hizo énfasis en la vulnerabilidad de la víctima, así como en las acciones del acusado para crear las condiciones que facilitaron el abuso, destacando el arraigado estereotipo de género que perpetúa la superioridad masculina sobre la femenina.

La pena recae sobre Mauro Enrique Cardozo Rodríguez, manteniéndose su prisión preventiva, sustituida por medidas de prohibición de contacto y acercamiento hacia la víctima. Además, se le imponen otras restricciones, como la prohibición de salir del país y la obligación de presentarse semanalmente en la dependencia policial más cercana a su domicilio. El juez ordenó su detención inmediata una vez que el fallo quede firme.

Durante el juicio oral, la fiscala Paula Soledad Duscher y el defensor oficial Marco Mezzasalma actuaron en representación de la víctima, solicitando una condena de ocho años de prisión. Por otro lado, los defensores particulares Mariano Gastón Gualpa y Camilo José Catera abogaron por la absolución del acusado.

El juez Miguez Martín, basándose en las pruebas presentadas durante el debate, determinó que Cardozo Rodríguez cometió el abuso sexual sin el consentimiento de la víctima, en el domicilio del acusado. En su sentencia, el magistrado consideró la vulnerabilidad de la víctima, así como los informes técnicos que respaldaron la existencia de trastorno de estrés postraumático en ella.

Asimismo, el juez subrayó cómo el acusado aprovechó la situación de vulnerabilidad de la víctima y reprodujo estereotipos de género que perpetúan la superioridad masculina sobre la femenina. El accionar del agresor se basó en prejuicios sociales sobre las relaciones entre hombres y mujeres, evidenciando una relación desigual de poder.